Skip to content

How I met your mother

En origen, este post y el anterior iban unidos, pero pensé que era mejor cortarlos. Así que quizá convenga que le eches un ojo.

¿A qué todo ese rollo de las teorías ahora? Pues a que la de la tele se vio confirmada hace poco cuando descubrí una serie que instantáneamente me recordó a Friends. Pues mira qué bien, como si no hubiese sitcoms de jóvenes a porrillo, diréis. Bueno, la única otra que se me ocurre ahora mismo es Siete Vidas, la verdad, y se nutre bastante de chistes de actualidad, y no se basa tanto en aventurillas juveniles de veinteañeros, como quien dice (aunque Friends al final se tuvo que adaptar a las edades ya adultas de los personajes).

Ya me vuelvo a desviar. Que yo lo que quería era recomendar esta serie que digo, que se llama How I met your mother. Se autodescribe como una historia de amor contada por el final, y es que parte del año 2030, en la que un padre les cuenta a sus hijos cómo conoció a su madre (¡a la de sus hijos, se entiende!). Y nos sitúa en el 2005, con el protagonista y sus tres amigos.

El prota, Ted, es el típico chaval que al principio es algo cortado con las tías, que se piensa mucho las cosas y es algo idealista-romanticón. Luego están Lily y Marshall, dos amigos suyos que se piden matrimonio justo al empezar la serie. Son un poco más alocados (o infantiles, según se mire) y sirven para meter tramas de pareja, básicamente. Y por último, mi favorito, Barney, el lanzado que todo grupo tiene. Siempre va de traje, ligón empedernido, no piensa las cosas dos veces, es descarado y provocador. Un encanto de chaval y la salsa de la serie. Si os suena el actor, es el que hacía de amigo listo en Starship Troopers (me costó darme cuenta). Ah, y realmente hay un quinto personaje, pero no quiero chafarle el piloto a nadie 😛

Pues dicho queda. Si ya echáis de menos Friends, el sustituto no es Joey, ni tampoco How I met your mother, pero con este último pasaréis menos ganas.