Skip to content

Especial FanCine: Ciclo Batman

Demonios, ya vuelvo a aplazar las cosas. Si no fuese porque sé que cuando me llegue el Donkey Konga me voy a pasar menos por el PC, igual no me decidía a hacer esta comparativa. Como veis sigo igual de vago. Por cierto, al ser un análisis comparativo, voy a tener que mojarme, así que si no habéis visto alguna, guardad esta página en favoritos y vedla una vez hayáis completado la saga.

Empezaré nombrando las cuatro películas que hasta el momento se han hecho de Batman con cierto renombre. Creo que hubo alguna otra, pero era muy minoritaria y poco relevante.

La primera fue Batman, a secas. Protagonizada por Michael Keaton como Bruce Wayne / Batman y Kim Basinger como la chica de la peli. Dirigida magistralmente por Tim Burton, el malo de la peli es el Joker, papel asumido por Jack Nicholson a la perfección. Le siguió Batman vuelve (o Batman returns), dirigida de nuevo por Burton y protagonizada de nuevo por Keaton. Selina Kyle / Catwoman, la chica de la peli, es una Michelle Pfeiffer que bordó el papel, al igual que Danny deVito como Oswald Cobblepot / Pingüino. Hasta Christopher Walken tiene un papel importante como Max Shreck. En la tercera, Batman Forever, se estrenó Joel Schumacher como director y Val Kilmer tomó el rol de Bruce. Nicole Kidman hace de chica y Chris O’Donnel introduce el personaje de Dick Grayson / Robin. Los malos, Tommy Lee Jones como Harvey Dent / Dos Caras y Jim Carrey como Edward Nygma / Enigma. La cuarta, Batman & Robin, volvió a ser dirigida perpetrada por Joel y tuvo a George Clooney como el señor Wayne. Chris repite como Robin, y como villanos aparecen Mr. Frío (Arnold Schwarzenegger) y Poison Ivy (mi querida Uma, ¿qué haces tú aquí?). Alicia Silverstone también sale por ahí. Y no puedo cerrar esta lista sin decir que Michael Gough ha hecho del leal Alfred en las cuatro. Aunque el mérito habría sido saber decir que no en las dos últimas… pero dejemos la crítica para luego. Cabe mencionar que actualmente está en rodaje la quinta, Batman begins, que narra los orígenes del hombre murciélago. Según parece empezará de cero, sin tener en cuenta las anteriores, por lo que no se puede considerar una precuela. El papel de Bruce lo hará Christian Bale (el de American Psycho).

El argumento es similar en las cuatro, aparece un malo y la policía se ve incapaz de hacerle frente. Sacan la bat-señal (bueno, en la 1 no porque aún no la tenían) y Batman acude al rescate. Se libra de él y todos son felices, Bruce se liga a la chica y misteriosamente nunca volvemos a saber de ella en la siguiente peli. Lo que sí difiere es el estilo, que es como la marca registrada del director. Las dos primeras son 100% Burton, con toques de cierto humor ridículo y surrealista. Se me vienen ahora a la cabeza varias escenas. Por ejemplo, en la primera, cuando se descubre que los objetos de higiene matan y los presentadores del telediario salen todos sucios, con los granos sin maquillar y desaliñados. O el desfile de payasos y globos del Joker. O el Pingüino moviéndose en patito de goma por las alcantarillas. Y soberbia la escena del nacimiento de éste, cuando los padres tienen la copa en la mano, y, al ver como destroza al gato, la engullen de un trago y salen disparados a abandonarle. Importante aspecto a mencionar es que Gotham City no es más que una ciudad absolutamente normal, con cierto toque gótico como es usual, pero nada más.

Respecto a las de Schumacher, este estilo es completamente distinto, y a mi juzgar peor. Enganchando con lo último que decía de Gotham City, le han metido esteroides y le han salido unos rascacielos que ni en el Quinto Elemento. Es que ni en Coruscant he visto esas alturas y esos monumentos majestuosos, que debieron agotar toda la piedra de la Vía Láctea, y que los personajes no pestañean al destrozar. Eso por no hablar de que los villanos carecen de personalidad (no es comparable la compleja historia de Oswald, que primero quiere integrarse y luego no, en un complejo debate sobre su identidad; con la maldad porque sí de Dos Caras) y que sus planes son desorbitadamente ciencia-ficcionescos, que chirría demasiado en una película de Batman. El único superhéroe que no tiene superpoderes y van y le meten enemigos sacados de las fantasías delirantes de algún científico loco (la máquina de Enigma, el traje de Frío). Eran más coherentes los gases del Joker o las bombas del Pingüino, más acordes con el universo Batman.

He de reconocer que Robin nunca me cayó bien. Me parece un pegote absoluto y una desvirtuación del personaje. Hace el papel de niñato tocapelotas que distrae a Batman del mal. Bueno, imaginaos qué pasó cuando vi a Batgirl… demasiados personajes saturan la pantalla y hacen que no se llegue ni a arañar la superficie de sus posibilidades. Desembocan en el estereotipismo para lograr una rápida definición del personaje y que el espectador le conozca enseguida. De ahí que Robin ejerza de tocapelotas y Batman de veterano paternal. Es algo como en Catwoman, que no la he visto, pero el traje lo dice todo: la han estereotipado a heroína calentorra (Michelle, the one and only!). También ocurre en LXG.

Por tanto, yo relegaría en el escalafón a la 3ª y 4ª, por sus personajes estereotípicos y por cargarse los elementos que más singularidad aportaban a la saga. Especialmente la 4ª, que en ocasiones es casi una parodia de una peli de Batman. Y de entre las de Burton, auparía la 2ª a lo más alto, por el pequeño lastre que supone la explicación de los antecedentes de Batman en la 1ª, que quitan espacio al resto de la película. Además, las relaciones personales tensas entre los personajes de Batman returns dan más interés al desarrollo de la trama.

Y creo que he dicho todo. Ahora os toca a vosotros decir si estáis de acuerdo o no.