Skip to content

Y se hizo la luz

Esta tarde se fue la luz en mi edificio a las 16.30, y recién acaba de volver. Según parece hubo un problema con las cañerías y se inundó un terminal eléctrico. Vinieron los bomberos, la poli, Fenosa, y nos cortaron la luz y el agua. ¡Ha sido horrible!

Nunca en la vida me había dado cuenta de lo mucho que dependemos de la electricidad. No había tele, ni radio, ni luz para leer, dibujar o hacer los deberes. No podíamos abrir la nevera ni el congelador para evitar que se descongelasen los alimentos. Suerte que tenía la batería del iPod llena y pude escuchar música mientras estudiaba junto a la ventana. Luego tuve que encender velas, pero forzaba demasiado la vista y lo dejé. Así que cogí la Gameboy Color y el Pokémon Azul, pero claro, no tiene retroiluminación y no veía un carajo.

Esto ha hecho que me plantee: ¿qué vamos a hacer cuando el primer mundo agote sus reservas energéticas? Las renovables aún son muy minoritarias por la presión de las grandes petrolíferas y empresas de gas natural. ¿Vamos a aplazar el giro drástico de dependencia de los combustibles a las energáis eólicas, hidroeléctricas y solares hasta que la crisis sea inminente? Confío en que nuestro sentido común evite ese desastre.

Y qué decir del agua. Vamos a estar sin ella hasta mañana al mediodía. Tuvimos que comprar botellas de agua mineral. Menudo coñazo. Lavarse los dientes no es problema, pero no poder ducharse y tener que lavarse “a lo fuente del pueblo” va a ser toda una odisea. Suerte que es sólo un día…

Es otra de las cosas de las que no te das cuenta. Aquí en Galicia el agua nos sale por las orejas y no solemos pararnos a pensar en que otras zonas más secas de España pasan auténticos calvarios con este tema. Que si cortes durante algunas horas, que si PHN, … Creo que a partir de ahora me tomaré más en serio esto del ahorro de agua, la contaminación de los ríos y mares y demás.