Skip to content

Regreso al fut– pasado

/*Nota: aclaro antes de que preguntéis que se me fue la pinza, los dominios .es de la A a la E se abren mañana, hoy era solo de la A a la B. Así que todavía no hay dueño para Diz punto es. Espero que mañana ya hayan solucionado los problemas que tenían hoy (ciberokupas que intentaban registrar más de 15.000 dominios jugosos estilo apuestas.es y sobresaturaron el servidor). */

Vamos ahora al tema del día.

Mi madre necesitaba un favor. Tenía un PDF y quería que le guardase dos de sus hojas en un formato editable. No hay problema, abrimos el Acrobat Writer y listo. Tengo la versión 5 (algo vieja ya, es hora de actualizarla), así que de los formatos disponibles escojo RTF.

Pero, oh sorpresa, al abrirlo solo me sale la cabecera. Vuelvo al PDF y descubro el pastel. El imbécil que pasó a PDF ese impreso se limitó a escanear un original de papel y pegarlo como imagen. Conclusión: eso era ineditable, inrellenable,vamos, que no valía para ABSOLUTAMENTE NADA. Un impreso que no se puede rellenar es como un lápiz para caballos.

Lo que el tipo tenía que haber hecho es usar un formato de documento normal y corriente (.odt, .doc, .rtf incluso)y no un formato de sólo lectura como PDF, eso para empezar. Y desde luego meter los campos (“Nombre”, “Apellidos”) como texto y no como imágenes. En fin.

Llamé a mi madre y se lo conté. Le dije que si sólo lo iba a rellenar una vez podía hacerlo yo en Photoshop, pero según parece tenía que poner los datos de varios fulanos. Así que sólo pude extraer las hojas críticas del documento y enviárselas aparte en PDF, por si le valían de algo.

¿Dónde está la coña de todo eso? En que por culpa de alguno con el cerebro mononeuronal, mi madre no tuvo más remedio que acabar imprimiendo esas hojas y RELLENARLAS A MÁQUINA. Sí, de las de escribir. Sí, de las de hace dos siglos. De esas que hacen tac-tac-tac-tiquitac-tac-tac-tiqui-tiqui-tac RRRRRAAASSH.

Alucina pepinillos.