Skip to content

¿Qué más puede pasar?

Reboso originalidad, lo sé.

El caso es que ha sido una semana de racha mala, de esto que el mundo conspira para girar todo en contra tuya. Desde exámenes suspensos por una décima (escalofriante historia real) a calculadoras que fallan en el peor momento o contraseñas que se te olvidan cuando las vas a usar.

Como decí­a aquel filósofo: sonrí­a. Mañana puede ser peor.