Skip to content

Por qué Linux

Me enví­a zetxek un meme. Hacía mucho tiempo que yo no seguí­a uno, creo. Me estaré volviendo soso, viejo y aburrido. Pero esta vez me animaré a ello. No por la temática, sino porque me siento honrado de recibir uno y porque me lo enví­a inseguro de si le leo y/o de si le contestaré. Valga este post como respuesta afirmativa a ambas preguntas. Además me ha picado el gusanillo de volver a ser un vivaracho ciudadano de la blogosfera metido en estos saraos.

Duda el chaval de si soy linuxero. Pues no lo sé ni yo. Depende. Mi problema es que suelo gustar de contrarrestar la balanza. Mis padres, que tiran más para la derecha, deben pensar que soy de las Juventudes Comunistas, mientras que mis anarquistas compañeros de facultad se creen que milito en Democracia Nacional. Así­ que de la misma forma según a quién le preguntes te dirá que sueño con vivir en Redmond o que mi libro de cabecera es el código del kérnel.

En realidad simplemente soy capaz de ver que cada uno va mejor para ciertas cosas. Estoy acostumbrado a usar Windows, y por el momento es mi sistema por defecto y el que uso con los juegos (obvio), pero llegada la hora de tener el control y de trabajar en algo serio, arranco Ubuntu. Vamos, que comulgo con sus ideales al 100% pero no veo un pecado iniciar sesión en los ventanucos.

El meme en cuestión pide tres razones por las que usar Linux. No daré la tí­pica de que “es gratis” (Windows también lo es, de facto) o de que “es libre” (al 90% de la gente eso no le importa ni le influye). Intentaré pues dar una visión pragmática del asunto.

  1. No tiene virus. Linux está blindado contra intromisiones y acciones extrañas. De hecho no existen antivirus ni firewalls porque no tendrían sentido. Y lo digo literalmente. Un troncomóvil no necesita rueda de repuesto porque no se puede pinchar. Así­ que no tendrás que preocuparte de abrir emails raros, evitar ataques de malvados hackers o perder todos tus datos. No se puede.
  2. Los ciclos de actualización son más rápidos. Las innovaciones se incorporan antes, los errores se corrigen enseguida y tu sistema siempre está a la última y libre de fallos. Windows XP ha durado seis años. Ni te imaginas todo lo que ha cambiado avanzado Linux en ese tiempo en temas de interfaz, optimización, soporte de hardware… Es parte de su planteamiento: Linux [sistema operativo] no tiene versiones (en el sentido clásico de grandes saltos), sino que evoluciona de forma continua y siempre compatible. Tu sistema “fluirá” en vez de avanzar a trompicones.
  3. Es robusto y estable. Si en periodismo la noticia arquetípica es “hombre muerde a perro”, en informática la anécdota similar será “usuario cuelga a linux”. No en vano es lo que se usa en servidores y sistemas que necesitan gran fiabilidad (léase bancos y cosas similares). No aceptarí­as que tu coche se quedase parado de vez en cuando en medio de la carretera. ¿Por qué lo asumes cuando le pasa a tu ordenador?

Y me permito añadir una bola extra:

  • Es bonito e intuitivo (sobre todo GNOME :P). Lo añado para intentar borrar esa concepción barroca, aliení­gena y trasnochada de Linux que tiene la gente, con textos sobre fondo negro y ventanas de colores planos… Linux fue así­ en su momento, hace muuucho tiempo, igual que en sus inicios todos usamos MS-DOS y a nadie se le ocurrirí­a compararlo con Vista. Es como cuando tu madre saca las fotos de cuando eras bebé para avergonzarte ante las visitas. Los tiempos cambian.

No pretendo convencer a nadie de nada, ya he dicho que yo mismo tengo cierta inercia a usar Windows y me repatea los que siempre andan rayando a la gente para que se cambien sin dejarte elegir en paz. Pero creo haber citado ventajas objetivas de Linux. Toca ahora a cada uno ver qué peso les otorga.

Tengo que enviárselo a alguien… pues lo repartiré por el resto de la cúpula de QuéGrande: Sito, Marce, Villol y Juanchinho (acicate para que te reabras el blog ;).