Skip to content

Olympus Mju-Mini Digital

Mi hermana, que es un sol, me había prometido hace años, cuando éramos jóvenes e inmaduros (y yo más que ella), que me llevaría a Disneyland Paris. Con su primer sueldo.

Obviamente al final no pudo ser. Cuando ese episodio ya se alejaba en el tiempo, llegó hoy con una sorpresa. Venía de pasar unas vacaciones en Tenerife, lugar famoso por tener la electrónica a buen precio, o eso parece. Y quiso resarcirme de su promesa pendiente con un regalo excesivo.

Se trata de la Olympus µ-Mini Digital, una cámara digital que no quiero saber yo cuánto le habrá valido. Pequeña, de calidad, con una pantalla enorme y un diseño futurista que me encanta. Qué voy a decir, estoy flipando todavía. ¿Es o no es un cielo?

Así que desde aquí le envío un besote enorme. Best. Sister. Ever. Period.