Skip to content

Last.FM

Me encanta guardar un registro de todo. Guardo meticulosamente todos mis logs de MSN y similares y casi nunca borro ningún archivo. Excepto las versiones antiguas de las prácticas de la facultad, para tener siempre claro cual es la última versión. Luego un dí­a empiezas a trabajar sobre una versión antigua y resulta que sufres un fallo que ya habí­as corregido y no te acuerdas. En fin, un lí­o.

Como digo me gusta registrar todo, pero es que además me apasionan las estadí­sticas. No las basadas en una muestra de la población (que se prestan a duda), sino las que trabajan sobre el total de datos. Y cuanto más aparentemente trivial es el dato, mejor. Me importa un pito si hubo 3428 tiros a puerta en el Mundial, pero me resulta interesantí­simo que el 58% fueron por la banda izquierda (ejemplo aleatorio).

En un salto increí­ble de tema, también soy una persona que consume mucha música. No pretendo ponerme como caso único, estoy seguro de que mucha gente también oye mucha música, pero también a la hay que apenas le cuadra oí­rla y tení­a que posicionarme en el baremo. Si voy solo por la calle siempre llevo el iPod, aunque no lo vaya a usar ni 10 minutos hasta la parada del bus de la facultad. En casa si estoy en el PC la tengo puesta de fondo (a menos que esté viendo alguna serie), y si no … pues realmente también.

Mucha gente, si le gusta una canción de un grupo, se baja la discografí­a y pista. La tiene allí­ y se la escucha sin remilgos. Yo soy algo quisquilloso y no me gusta darle a Next para saltarlas, así­ que suelo tener pocas canciones de muchos grupos. Si de un disco me gustan dos o tres, pues tengo esas dos o tres solamente. Claro, para mantener mi estilo de vida así­, necesito un flujo continuo de artistas, álbums y canciones nuevos.

Y aquí­ es donde confluyen ambas cosas (música y estadísticas), en Last.FM. Dicha web ofrece un servicio muy sencillo: tras “instalar-y-olvidar” un plugin, éste se encargará de ir enviando al servidor la música que escuches en tu reproductor de música habitual. Entonces te irá generando estadí­sticas semanales de tus artistas y canciones más oí­das, lo cual de por sí­ ya está muy guapo. Pero lo realmente útil es que usará esos datos para asociarte “vecinos” con gusto musical parecido y para recomendarte música nueva. Y si no te convence lo que te aconseja, también puedes lanzarte a la aventura y navegar por los perfiles de otros usuarios buscando tú mismo cantantes interesantes.

Y qué mejor para acabar de convencerte que dar un dato estadí­stico: el 92% de mis conocidos que han empezado a usarlo se han enganchado, a pesar de su indiferencia inicial. Si es por tu bien, hombre…