Skip to content

La Venganza de los Sith

Ya he visto el Episodio III.

Resulta difícil explicarla. Para empezar, a alguien no interesado en Star Wars le costaría seguirla, pero creo que todo el mundo debería verla. Es una película que narra una historia a la que, si le quitamos el componente de ciencia-ficción, “sólo” le resta un fiel reflejo de la sociedad y la psicología humana. Violencia, conflicto, traición, confusión.

Si hay algo que abunde en la película es la emotividad. La película es un torrente de emociones: amor, pena, horror, decepción, dolor, amistad, … Si no lloré es porque suele costarme. La pasión con la que los sentimientos afloran a lo largo de la película es brutal, y conmueve hasta al más pintado. Las escenas memorables se suceden sin descanso: se pasa de súplicas de puro dolor a arrebatados gritos de traición. Conflicto, conflicto, siempre conflicto. Clímaxes encadenados resaltan situaciones desesperadas. En ocasiones la banda sonora sustituye el guión y ensalza mejor que mil palabras las escenas más emotivas, tanto para descarnar su crudeza como para dulcificar su complicidad.

El (más o menos como todos) ‘plano’ Darth Vader de la antigua trilogía se nos desvela aquí asombrosamente complejo, intrincado y lleno de recovecos. Lucas ha hecho de la última entrega la más “real”, la más madura, la que lleva un mejor mensaje. Si Anakin se encarga de expresar las preocupaciones y ambiciones de cualquiera de nosotros, la República como ente simboliza el estado político de cualquier país. Ambos nos muestran a qué conducen las malas decisiones, qué peligros, en definitiva, esconde la pérdida de valores fundamentales (representados en el filme por los Jedi).

Un final de lujo para una saga inmortal. Cuando una película que todo el mundo sabe de qué va, cómo acaba, quién aparece, quién muere y quién vive, consigue transmitir de ese modo y erigirse como de obligada visión, más allá de entretener y crear culto, sólo tiene un nombre: una puta obra maestra.

Vedla cuanto antes. Yo sigo marcado… y no dudéis en que volveré a verla pronto.

CUIDADO, SPOILERS. Mis escenas favoritas

  • Anakin desplegando la espada contra los niños… me quedé helado.
  • Obi, profundamente dolido, gritándole “¡eras mi hermano!” a Anakin. Me llegó al alma.
  • La última conversación entre Anakin y Padmé, con ésta llorando al ver que él ya no era el mismo… y Obi interviniendo para defenderla.
  • Los Jedi, cayendo abatidos por los ejércitos que segundos antes comandaban.
  • Yoda desfalleciendo por la conmoción en la fuerza de los jedis muertos.
  • Anakin, desorientado e indeciso, ante el forcejeo Windu/Palpatine.
  • Vader respirando tras ponerse el casco.
  • Vader gritando de rabia y rompiendo las paredes con su bramido.

FIN. De toda la saga. Ay…