Skip to content

La Regla de Oro de los spoilers

El propósito de este post es un rant breve y chorras que haré al final. Pero antes explicaré la que he dado en llamar Regla de Oro de los spoilers.

Hagamos algo de historia. Soy una persona a la que los spoilers le revientan muy mucho. Pero mucho mucho mucho. No quiero saber absolutamente nada de una peli, serie, libro o juego antes de enfrentarme a él. Me gusta ir con el lienzo en blanco. Quien me haya acompañado al cine lo sabe: me tapo las orejas y cierro los ojos durante los tráilers.

Bien, como a la gente le gusta recomendar series y a veces pues con el título no llega, te ves obligado a efectuar la pregunta trampa: ¿de qué va? Esto es un peligro que flipas, porque el paisano puede darle por contarte el final (como cierto personajillo que tras decirle que me había comprado el Metal Gear Solid y que apenas lo había probado, me comentó entusiasmado lo flipado que se quedó cuando INSERTE AQUÍ GIRO ARGUMENTAL DEL FINAL DE JUEGO y que a ver qué cara ponía yo cuando llegase… ahora nunca lo sabremos porque abandoné ese juego ¬¬). El caso, que me desvío, es que yo solía decir que con resumir un poco el piloto bastaba para hablar de una serie. E iluso de mí, creía que el sentido común tomaba el control en cada caso concreto.

Fast-forward al estreno de Prison Break. La gente, la cadena que lo emite, y todo el mundo en general se dedica a contar el final del piloto, probablemente la mejor parte de todo el capítulo. Por no hablar de la revelación de mitad del capítulo, que aunque puedo entender que haya quien lo considere básico para explicar de qué va, sigue siendo una sorpresa.

Fue a raíz de esa serie (síii, ya llego al quid) que he modificado la regla, que con el estreno de por ejemplo Life on Mars no ha hecho sino fortalecerse (brace for impact, aquí viene):

SI OCURRE MÁS ALLÁ DEL MINUTO 5 DEL PILOTO SE CONSIDERA SPOILER

¿Y esto a que viene? Pues a que voy a contar algo de una peli que acabo de ver y que no ha gustado y antes de que me salten encima los tigres, aclaro que te lo cuentan a los 30 segundos de empezar la peli. Por eso aproveché la coyuntura para contar esa regla que espero se convierta en un estándar.

La queja viene de la peli Soy Leyenda. Y es que estoy harto de que siempre que haya una catástrofe genético-mutante, la culpa sea de algún tipo de investigación científica con buenas intenciones. Si intentas curar el cáncer, prevenir una enfermedad, hallar la vacuna del SIDA, etc, estás condenado a acabar con la raza humana al encontrar un virus mortal y superpandémico que se difundirá más rápido que la foto de un desnudo de Kira Miró.

Yo entiendo que es un mecanismo argumental muy sencillo y muy creíble, pero me sigue sonando a rancio discurso religioso de “no juguéis a ser dios“. Newsflash: llevamos jugando a ser dios desde que un hombre de las cavernas se tomó una flor de camomila para curarse el dolor de tripita y desafió el curso de la naturaleza. Solo que ahora, con medios más avanzados.