Skip to content

La Champions, en Abegondo

A mis colegas se les ocurrió un día alquilar un campo de la ciudad deportiva del Deportivo (valga la redundancia), llamada El Mundo del Fútbol. Yo no estaba muy convencido, porque mi excelsa forma física auguraba que las pilas me durarían cinco minutos. De todos modos, un día es un día, así que me apunté.

Cogimos un campo de fútbol 7 (con el tamaño para siete jugadores por campo) para hoy viernes 30 a las 20.00, dos horas, hasta las 22.00 por tanto. El alquiler son 140 € en total, éramos 16, tocó a 8,75 € (matemática básica).

Hacía un frío que las pelaba y un viento del copón, pero la verdad es que no se notaba. Sudar no sudé, pero realmente me cansé a saco. Yo, como siempre, jugué de defensa, esta vez por la banda izquierda. Mi cometido era, por tanto, arruinar las ocasiones de gol del contrario quitándoles la bola. Cosa que no siempre logré, obviamente, pero hice lo que pude y en general estoy contento.

No hay fotos porque me dejé la cámara en el vestuario durante el encuentro. En medio del partido, de todos modos, no iba a ponerme a imitar a los reporteros del Marca.

Ha sido una experiencia curiosa, y ya se sugiere repetirlo un par de veces al mes. Veremos en qué queda la cosa.

No es lo importante, pero antes de que el rival se queje, mi equipo, del peto verde, perdió por tres.