Skip to content

Juicio

Tristemente basado en la historia real de un hijoputa que me lo contó alegremente justo después de que yo le dijese que me lo acababa de comprar.