Skip to content

Inverosí­mil

– Pff, pero qué dices, tí­o.
– Que sí­, que sí­. Escucha esto: Qué fácil es, abrir tanto la boca. Una metáfora clara.
– A ver, eso puede significar cualquier maldita cosa, fuerzas demasiado.
– ¡Pero es un dato más, y son un montón!
– ¡Venga ya!
– ¿Quieres más? Mira este: Déjalo ya, no seas membrillo y permite pasar. ¡Por dios, está clarísimo!
– Te aburres mucho, tú.
– ¿Pero tí­o, por qué no?
– Porque no tiene sentido, es raro, no me pega.
– Ja, pues te vas a quedar helado. Mira el estribillo: “Entre dos tierras estás, y no dejas aire que respirar“. Blanco y en botella.
– Nah, yo sigo sin verlo, chaval.
– Pero…
– Que no, tí­o, que no me creo que Héroes del Silencio le hayan dedicado una canción al Demonio de Maxwell.