Skip to content

Está cayendo

¿Recordais aquel juego de cuando éramos pequeños de pasarse la bola en un corro? Uno se ponía en medio e iba diciendo Va a caer, al rato Está cayendo y finalmente, Cayó. El que tuviera la pelota, cuando el del centro dijese ésto último, pringaba y supongo que iba al medio o pagaba prenda o algo así.

Esto venía al caso de que muchos blogs tienen temas que caen. Por ejemplo En una semana me compro un coche, Mañana me compraré el coche, Acabo de venir de comprar el coche, Ya he estrenado mi coche, Llevo una semana con el coche nuevo, Qué bien me va con mi coche nuevo. La verdad es que no me gusta hacer eso, por lo general. Suelo preferir esperar y poner todas las impresiones juntas. No quiero convertir este blog en un maremágnum de pedacitos de temas. Si bien en cierto modo quiero que la bitácora tenga su parte de diario, también sé que me debo a mis lectores (pues si no me importasen podría limitarme a escribir en un documento de Word), y no quiero aburrirles repitiendo temas. De este modo, si uno no gusta, no se lee el post y ya está, y no les rayo día a día con él.

Bien, esto es la excusa de que estos días no haya escrito nada, y es que prefería decirlo todo sobre la Selectividad una vez hubiese pasado. En general no hay queja, y con suerte me quedará una media alta que repercutirá en una global también sin queja. De todos modos, necesito un 5.53 (xD) así que voy sobrao.

Los exámenes han sido estos pasados días 16, 17 y 18 (de Mié a Vie), pero en otras comunidades han sido antes. Mi colegio la hizo en el Campus de Elviña (de Coruña, claro), en la Facultad de Económicas. Es un edificio muy moderno y bonito, que recibió un premio al diseño y todo. Eso sí, no planificaron bien la refrigeración porque nos derretíamos.

El proceso para cada examen era llegar, situarte, escribir en la cabecera nombre y código de la asignatura, pegar tu código de barras, esperar a que te den el examen, mirar las opciones, escoger una, marcarla, responder en el cuadernillo, pegar la cabecera al cuadernillo, entregar e irte. Luego a la salida presumir de haber escogido mejor opción que los demás y comentar con el profe de la asignatura de tu curso (si es que aparece) lo fácil o no que era el control.

Al principio uno está nervioso, pero al cabo de dos exámenes ya parece que lleves haciéndolo toda la vida. Enseguida se localizan los puntos importantes de la facultad, como la cafetería y la máquina de bebidas, imprescindibles entre exámenes.

Bueno, al grano con los mismos. El de lengua fue relativamente fácil, aunque los textos eran complejos de entender y se prestaban a diferentes interpretaciones. Fuentes próximas a los tribunales indican que se va a abrir la mano 😛 (Rubén dixit). El de gallego, pues regular, claro que con el profesor que tuvimos era comprensible ese resultado. La fonética a tomar por culo, y la sociolingüística pues a saber. Inglés de puta madre, también estaba tiradísimo y en media hora liquidamos. E historia de 10 clavado, los que hicimos la desamortización nos la sabíamos todo muy bien en general. Los que hicieron filo también salieron muy contentos y dijeron que el texto de Platón era básico.

En cuanto a las optativas, en Mate hubo un pequeño descalabro por alguna función liosa, y en mi caso agravado por sistemas que daban soluciones inválidas e incógnitas que no pertenecían a R. En Física genial, examen de mínimos y con lugar al lucimiento. En cuanto a Química, sin queja, aunque en años pasados fue más fácil. Los de dibujo salieron asegurando el 10.

Las notas salen el día 25, según parece, y en cuanto pueda dejaré caer el tema. De todos modos, también anuncio que mañana mismo me voy a Roma de fin de curso hasta el día 26, así que como muy pronto el 27 tendréis noticias mías. Como veis, este tema tampoco lo dejé caer. A la vuelta daré mis impresiones del viaje y la ciudad.

Hasta entonces, enjoy life! Nos vemos.