Skip to content

El pack N64

No es ningún secreto que siempre me arrepentí de haber vendido, en su momento, la Nintendo 64, consola con la que tantas horas de diversión pasé yo en mi niñez. Lo hice convencido de que la Gamecube me reportaría mayores momentos de entretenimiento y pronto me olvidaría de mi vieja compañera. No fue así: la GC me ha decepcionado bastante, si bien tiene algún juegazo.

Por ello, decidí enmendar mi error y comprar de nuevo una Nintendo 64. Mi amigo Jes tenía la suya medio arrinconada, así que acudí a él a ver si estaba dispuesto a vendérmela. Ya había habido hace unos meses un escarceo de negocio que finalmente se abortó. Esta vez hizo una oferta y enseguida la acepté.

El lote que pasé a poseer el sábado es muy completo: consola, dos mandos, transfer, rumble, expansion y memory, además de 25 juegos, un taco de guías, y una caja vacía de F-Zero X (xD). La mayor parte de los juegos son de muy alta calidad (tengo amigos con gusto 😉 ), aunque echo algunos de menos, como el Super Mario 64, el Goldeneye o el Ridge Racer 64. Iré a la caza y captura de ellos, tarde o temprano.

Podéis ver a continuación una foto de toda la mercancía, si pulsáis en ella se ve más grande.

Mal enfocada, lo sé. Estaba impaciente por empezar a jugar.