Skip to content

El código da Vinci

He acabado de leer El código Da Vinci, de Dan Brown, y he de decir que me ha encantado. La verdad es que hacía tiempo que no leía un libro por falta de tiempo y de alguno que me interesara.

Así que para que veáis que no sólo hago críticas de películas, ahí va un comentario algo más detallado. Ya sabéis donde NO hay que pulsar si no lo lo leísteis.

El código da Vinci

En términos generales, la obra se lee rápido, es dinámica, cuenta muchos detalles interesantes (algunos ciertos o no, pero lógicos desde luego y no los daría por descartables). Comienza enganchando, el espectacular panorama del crimen quizá sea exagerado, pero supongo que lo hizo para asombrar al lector. La trama se desarrolla con sorpresas y novedades continuas. Los acertijos me gustan, para qué mentir, y los hay a barrer, así que yo encantado.

El libro, en principio parece planteado como una crítica a las ideas de la Iglesia y a sus mentiras, pero eso se va diluyendo y al final aparecen como unas pobres víctimas de su pasado, al igual que el Opus. Si ni siquiera el mismísimo Priorato quiere desvelar el Santo Grial… eso es absurdo. La conversación con la abuela contradice todo el libro y es un puñetero chasco. Al clero el libro no le va a gustar de por sí, y a los anticlero, con ese giro, tampoco. No ha dejado contento a nadie.

El cómo resuelve el final, he de reconocer que es muy ingenioso. Me explico: si Robert no encontrase el Grial, ¿qué sentido tendría el libro? Sería tontería, sería ser vago el escritor. Hubiera desecantado al lector: opción descartada. Por otro lado, si sí lo encontrase, el escritor no podría cortar la historia. La Iglesia movería hilos, se revolucionaría el mundo, … la trama seguiría, y el libro sería interminable. Así que Dan ha optado por hacer algo intermedio, permitir que Langdon halle el Grial pero no pueda acceder a él. Ocultándolo bajo el Louvre, además, se cierra el círculo, volviendo a donde comenzó todo.

Hay otro fallo en lo referente al esqueleto del argumento. A Saunière le pegan un tiro en pleno estómago y se arrastra por medio museo haciendo marquitas, frases, acertijos, pensando los anagramas, acordándose de darles todos los datos que necesita darles… Bueno, pongamos que ese plan de choque lo diseñó al saberse amenazado esa misma noche. ¿Cómo es que todo estaba preparado como un juego? Los criptex anidados, el tener que patearse medio mundo, etc. Vaya coñazo para que otro sénéchaux encuentre el Grial, bastaría dejar la localización exacta en un papel en la caja del banco suizo. Por otro lado, si quería desvelarle a Sophie el secreto de su familia, hubiera acabado antes escribiendo “Ve a Rosslyn”. Si quería, en cambio, desvelar el Grial, ¿cómo es que la abuela dice que no, que jamás quisieron eso? Es incoherente.

Bueno, tras todo esto alguna creerá que no me gustó nada, cuando es todo lo contrario. Está bien escrito y la temática me apasiona. Aunque no era la primera vez que ahondaba en el asunto; he jugado al Broken Sword: La leyenda de los templarios (una puta obra maestra como una casa) y además Viri me había dejado un libro que trataba el tema de María Magdalena como esposa de JC basándose en hechos históricos y datos comprobados. No recuerdo el título ni el autor, pero si se pasa por aquí a comentar ya lo dirá él.

Se lo recomiendo a todo el mundo. Aunque si no lo has leído, no sé qué cojones haces leyendo esto…