Skip to content

Cinemaratón

Este fin de semana, aprovechando que ya acabé los exámenes y que tenía que liberar espacio en mi disco multimedia, apodado cariñosamente Shared (premio para el que adivine por qué), me puse a ver películas. Son copias de seguridad, por supuesto…

Como ya hice con la crítica de Kill Bill, para curarme en salud, las comentaré bajo spoiler. Hablaré de Nadie conoce a nadie, Tesis, Reservoir dogs y El imperio del fuego, así que si no visteis alguna ya sabéis dónde no tenéis que pulsar.

A lo que iba.

Nadie conoce a nadie

Nadie conoce a nadie ya la había visto hace tiempo. Precisamente por el buen recuerdo que tenía de ella la quise volver a ver. En mi opinión cuenta con dos cosas muy buenas: el argumento y Natalia Verbeke. Especialmente la segunda, jeje. Suelo decir de ella que es tan buena que no parece española. La película, me refiero.

El problema que tiene es que es muy conservadora en sus tintes. El malo critica a la Iglesia, juega al rol, conserva dibujos satánicos, no posee trabajo ‘serio’, tiene un póster de Lara Croft y pretende cargarse la Semana Santa, aparte de ser un traidor. El bueno, en cambio, defiende los ritos cristianos, es un buen chico, tiene un trabajo estable y no se mete en líos. Como decía alguno sobre El Señor de los Anillos: Puta peli maniquea.

Tesis

El sábado tocó un clásico del anime, Akira, que ya la comenté separada… Para quitarme el mal sabor, me decanté por una peli que llevaba tiempo queriendo ver, Tesis. A mí Amenábar me encantó con Los Otros y Abre los ojos, así que tenía ganas de ver qué había hecho en sus orígenes. El resultado es una película muy bien llevada, con suspense hasta el final, y que, a pesar de estar permanentemente tentada por caer en el puro morbo y la violencia, sabe mostrar lo justo y necesario de sangre. Muy recomendable, sin duda.

Reservoir Dogs

Entonces, en pleno apogeo de la noche, llegó la auténtica razón de este maratón de cine: Reservoir Dogs. La película que elevó a Tarantino alias Puto Amo a la fama en el festival de Sundance.

Reservoir Dogs es 100% Quentin, sin duda. Es una peli de gángsteres y robos, pero toda ella gira en torno al diálogo, a la historia de cada uno de los personajes. Unos personajes definidos a la perfección, y que casi conoces mejor que a ti mismo. Tienes al sádico Sr. Rubio, al profesional Sr. Rosa, al leal Sr. Blanco… y, por supuesto, al soprendente Sr. Naranja. Para destacar, una escena: la surrealista conversación de apertura sobre el Like a Virgin de Madonna.

El imperio del fuego

Ya hoy, día domingo, le tocó el turno a la película en la que tenía depositadas menos esperanzas y he comprobado que con razón: El imperio del fuego. Mi pobre hermano tuvo la desgracia de querer verla también. Es un bodrio, le faltan watios por todas partes (no se ve un carajo) y no hay más que fuego y tiros por doquier, sin hilo conductor alguno, con escenas inconexas y agujeros argumentales por todas partes. Un puto desastre.

Y, bueno, esto es todo. Ya vienen más películas dando coces, así que pronto espero repetir esta experiencia. Espero tu opinión, ya sabes dónde darla.