Skip to content

Cinemaratón II

De nuevo vengo cual Garci a dar mi punto de vista sobre el panorama cinematográfico. Este maratón en realidad son dos, ya que las dos primeras, American Pie 3 y Jackie Brown, las vi hace dos fines de semana. Pero hacer un post sobre sólo dos pelis me pareció algo cutre, y sabiendo que este finde último, estando de vacaciones, vería alguna más, decidí esperar.

Y efectivamente, el viernes ya vi Clerks, el sábado encadené Underworld con la francesa El pacto de los lobos y el domingo aún hubo tiempo para Star Trek y Four rooms. Hoy mismo acabo de ver Amor a quemarropa.

Esta vez, mal que me pese, ya no me expresaré con libertad acerca de los finales y los giros argumentales. No, porque son muchas pelis y sería una putada que alguien hubiese visto todas menos una y tuviera que andar haciendo malabarismos para leer lo que he dicho de las demás sin que le reviente la otra. Así que hablaré un poco en general de cada una. Por lo que no os cortéis y leed sin miedo.

American Pie 3. La tercera entrega de la saga de los condones y los adolescentes ya no es eso. Ahora son condones y universitarios. Pero a efectos es lo mismo, aunque se perciben algunos personajes agotados y sin jugo que exprimir. Realmente, esta saga lleva agonizando desde que acabó la primera entrega. Muy prescindible.

Jackie Brown. Esta peli me ha sorprendido, siendo muy diferente a otras de Tarantino. Tiene mucha menos sangre y es menos dinámica, quizá debido a los extensos diálogos y a que sea un poco larga de más. No está mal.

Clerks. Esta es de Kevin Smith, y por eso esperaba algo irreverente y cachondón como Dogma o Jay y Bob el Silencioso contraatacan. Pero no, es una peli bien llevada y con bastante chicha. Tiene sus toques graciosos y surrealistas pero está muy bien. Por cierto, está en blanco y negro, así que nos asustéis. No son los códecs ;-).

Underworld. En esta tenía depositadas muchas esperanzas. Una peli de acción, de tónica gótica, con ciencia-ficción por un tubo (¡hombres lobo contra vampiros!) y además parecía bien hecha. Bueno, es cierto que sí es así, pero no quedé tan contento como esperaba, aunque no sabría decir por qué. Quizá sea porque las escenas de acción son pobres, dejándote algo indiferente. Esperemos a la secuela, a ver.

El pacto de los lobos. En principio pensaba de ella como una Underworld del siglo XVIII, pero ya vi que no. Es una mezcla de peli de época con suspense y acción. Pero la trama no tiene gancho, siendo totalmente insustancial y avasallándote a nombres (al final no sabes quién es quién ni qué relación hay entre ellos ni nada, pero total da igual. Salen una vez al principio y otra al final y casi ni influyen en la trama. Pero jode). Para pasar el rato aún puede valer, si no hay nada mejor

Star Trek. Diox. Es horripilante. Es 3000% friki. Y eso que yo creía serlo. Vamos a ver, y sin exagerar. Al principio, antes del logo de la Paramount incluso, están 3 minutos literales enfocando al espacio. Luego, durante la peli, se tiran 10 minutos literales con musiquilla chachiguay y la cámara dando vueltas a la Enterprise, para que te deleites con su visión. Las primeras cinco vueltas molan, las otras treinta ya no. Para colmo, media película consiste en alternar entre planos de la nebulosa y primeros planos de la tripulación con cara de estreñidos, de tener diarrea o de estar pensando en la declaración de Hacienda. Dos malditas horas aguantando eso. Porque odio no ver acabar una peli, que si no a los 45 minutos ya hubiera parado.

Four rooms. Ya la había visto. Tim Roth está perfecto de Ted y el hilo argumental en general está bien pensado (cuatro historias que suceden en un hotel en Nochevieja). La primera historia no es más que una anécdota y se nota que está muy estirada. La segunda es rara pero tiene su gracia. La tercera es como un sketch de Cruz y Raya pero a lo largo, y la cuarta tiene un 99% de introducción y un 1% de desenlace. Hace unos años la alquilé con unos amigos y a la mitad de la segunda ya no prestaban atención. Qué sabrán ellos…

Amor a quemarropa. Es más salvaje que un by-pass a hachazos. O sea, no durante toda la peli, pero sí algunas escenas. Lo cual es comprensible si vemos que el guión es de Tarantino (lo vendió para costear el rodaje de Reservoir dogs. Por cierto, él había escrito un final diferente.). Es ligerita, se ve rápido, y está llena de caras conocidas. Muy recomendable.