Skip to content

Al final…

Empieza por una razón… No sé por qué no importa lo mucho que uno lo intente, (recuérdalo!). Escribí esta prosa para explicar a su debido tiempo todo lo que sé.

El tiempo es algo valioso: lo ves pasar cuando el péndulo se balancea, lo ves descontarse al final del día. El reloj te arranca la vida al ritmo de sus agujas. Es tan irreal…

No tuve cuidado ahí abajo: me quedé mirando como el tiempo se me escapaba por la ventana. Intentaba retenerlo, pero ni siquiera sabía que ya lo había desperdiciado viéndote marchar. Me lo callé todo, y aunque lo intenté, lo nuestro se derrumbó.

Lo que para mí significó, al final será sólo un recuerdo, de una vez cuando me esforcé todo lo que pude, y llegamos tan lejos… pero al final, ni siquiera me importa. Tuve que caer, para perderlo todo. Pero al final, ni siquiera me importa.

Empieza por una razón… No sé por qué no importa lo mucho que uno lo intente, recuerda que escribí esta prosa para explicar a su debido tiempo que me esforcé tanto, a pesar de cómo te burlaste de mí, como si fueras mi dueña… ¡recuerda todas las veces que nos peleamos! (me sorprendo de que esto llegase tan lejos). Las cosas ya no son como antes. Ni siquiera me reconocerías ya (tampoco es que me conocieses antes). Pero todo se reduce a mí, al final. Te lo callaste todo, y aunque lo intenté, lo nuestro se derrumbó.

Lo que para mí significó, al final será sólo un recuerdo, de una vez cuando confié en ti, me esforcé todo lo que pude. Y tras todo esto, sólo hay una cosa que deberías saber: me esforcé tanto, y llegué tan lejos… pero al final, ni siquiera me importa. Tuve que caer, para perderlo todo. Pero al final, ni siquiera me importa.

Linkin Park – In the end
[traducida y adaptada libremente por mí en una venada que me acaba de dar]